Llega una edad en la que nuestros pequeños se transforman en jóvenes preadolescentes y adolescentes, y tienen ganas de brillar con luz propia. Además de ser la excusa perfecta para que cobren protagonismo y afiancen su personalidad, es una gran ocasión para que los padres tengáis un recuerdo imborrable: las últimas fotos de niños o las primeras de jóvenes.

Sí, tenemos que admitirlo: Se hacen mayores. Regálales una sesión fotográfica juvenil que nunca olvidarán. En nuestro estudio o en el exterior que elijáis. Pensad en ese lugar en el que vuestro hijo se siente único. ¿A qué estáis esperando?

Laura, fotografía juvenil

Laura

Maria y Paula. Verano 2014

juvenil verano

FOTOGRAFÍA JUVENIL. Belén Rincón

Juvenil