Las sesiones fotográficas de niños y niñas son siempre una dulzura y lo más tierno que podemos captar a través de nuestro objetivo. Por eso nuestras sesiones navideñas es una opción que año tras año funciona mejor.

Estas fotografías se suelen tomar desde el mes de noviembre aunque los más rezagados apuran hasta la semana antes de Navidad.

Al ser una época tan señalada se realizan sesiones muy tiernas donde los peques exteriorizan sus sentimientos de una manera muy dulce, lo que a los adultos nos llega al alma. Es un gran recuerdo para toda la familia y un gran detalle para regalar a la familia en Navidades.

No os lo penséis, ¡Esperamos a vuestros peques visita!